Contrato a Término Fijo

Un contrato de trabajo a término fijo es un acuerdo entre empleado y empresa, en donde hay un límite de tiempo máximo de tres años. Sin embargo, este tipo de contrato puede ser renovado tantas veces se desee, si ambas partes están de acuerdo. 

Todos los aspectos que debes tener en cuenta de un Contrato a Término Fijo 

Características de un Contrato a Término Fijo 

El contrato a término fijo suele estilarse en muchas empresas, ya que es una forma de establecer un tiempo determinado para ambas partes y la decisión de renovación se toma en función de las circunstancias posteriores. Este tipo de contrato debe estar siempre por escrito, especificando el tiempo que comienza y la fecha de culminación. De igual forma, el contrato a término fijo no puede tener una duración mayor a tres años, aunque es de carácter renovable. 

Algo a destacar es que dentro del contrato a término fijo una de las partes debe avisar a la otra si no desea renovarlo. Esto debe hacerse con una antelación mínima de treinta días. Si esto no sucede, el contrato se extenderá y se renovará por la misma cantidad de tiempo al pautado en el inicio. Otra de las características de este tipo de contrato es que, si no cuenta con una duración mayor a un año, entonces podrá prorrogarse solamente tres veces consecutivas. Al llegar al tercer período de renovación, se debe extender por más de un año. 

De igual forma, el contrato de trabajo a término fijo no debe exceder los tres años, sino que debe ser renovado indefinidamente. Los empleados que estén contratados bajo esta modalidad tienen todos los derechos regulares de un trabajador: vacaciones, cesantías, liquidaciones, etc. Este contrato debe realizarse por escrito y en dicho documento se deben colocar las especificaciones de ambas partes (dirección, documento de identificación, lugar en donde se prestará el servicio, naturaleza del trabajo, salario exacto, formas en las que se pagará y fechas de pago). 

Requisitos de un contrato a término Fijo  

Para hacer un contrato a término fijo son necesarios  testigos, que estén presentes al momento de firmar el documento. No es necesario un abogado ni es un documento que tenga un coste. En este, deben estar reseñados los siguientes elementos:

  • Lugar y fecha en donde se celebra el contrato de trabajo
  • Identificación del empleado, número de documento legal, edad, domicilio y nacionalidad.
  • Identificación de la empresa, lugar en donde operan y documento legal.
  • Indicación del lugar en donde el empleado prestará el servicio, tipo de jornada laboral y naturaleza del trabajo que se realizará.
  • Formas de pago que hará la empresa, fechas en las que se pagará, valor exacto del salario

De igual forma, para que el contrato a término fijo se haga de manera efectiva, debe cumplir con tres características: 

  • Que el empleado sea dependiente de la empresa, cumpla un horario y tenga un jefe al cual acate.
  • Que exista un salario a cambio de estos servicios y del carácter de dependencia. 
  • El empleado debe hacer el trabajo por sí mismo

Beneficios  y desventajas de un contrato a término fijo para trabajadores y empresas

El contrato a término fijo ofrece varios beneficios, tanto al empleado como a la empresa. El trabajador contará con estabilidad laboral, durante el tiempo en el cual esté pactado el contrato. Las indemnizaciones que recibe el empleado en caso de que el contrato finalice y no se renueve, son superiores a las de otros tipos de contratos. De igual forma, la empresa puede evaluar al trabajador durante este período de tiempo y evaluar sus resultados, a fin de tomar decisiones futuras.

En cuanto a las desventajas, algunos trabajadores podrían sentirse desmotivados al saber que su contrato solamente dura un tiempo determinado con la empresa. Este carácter de no pertenencia puede afectar a su eficacia en las labores. De igual forma, la compañía podría tener movimientos administrativos agotadores, referentes a los vencimientos contractuales de varios empleados al mismo tiempo. 

Otros elementos que debes conocer del contrato a término fijo

El contrato a término fijo genera buenas oportunidades de trabajo, que permiten que los trabajadores puedan conseguir empleo rápidamente. Una de las ventajas es que este contrato se puede seguir renovando con el pasar de los años. Dentro de los contratos a término fijo existen solamente dos modalidades: aquellos que cuentan con un vencimiento menor a un año y los que tienen un vencimiento superior al año. 

Hay que destacar que un contrato de trabajo a término fijo puede ser renovado indefinidamente, sin necesidad de transformarse en un contrato indefinido. Sin embargo, este puede transformarse en un contrato de trabajo a término fijo, si ambas partes lo acuerdan. Cabe destacar,  que si el contrato a término fijo se transforma en uno indefinido y posteriormente el empleado es despedido, la indemnización se hará como si fuera un contrato indefinido. 

Existe otra forma en la cual el contrato a término fijo se puede transformar en indefinido. Esto es cuando se busca renovar por cuarta vez un contrato cuya duración es menor a un año. Esto hace que el contrato sea ilegal, por lo que se debe tomar la decisión de hacer un contrato a término fijo con mayor cantidad de años o un contrato indefinido. Si no se respeta el límite de prórrogas, el contrato pasa a ser indefinido automáticamente. 

¿Cuál es mejor: término fijo o indefinido? 

Esta es una pregunta que muchos trabajadores y empresarios se hacen. Para la mayoría de empleados, el contrato indefinido les resulta más favorable. Sin embargo, ninguno es mejor ni peor, puesto que todo dependerá de la naturaleza del trabajo, las circunstancias del empleado y de la empresa. El contrato a término indefinido está concebido para aquellos trabajadores que realizan labores de carácter permanente dentro de una empresa, que variarán muy poco con el paso de los años. Mientras que el contrato a término fijo adapta sus características a trabajos cuya naturaleza puede ir cambiando y transformándose  con el paso del tiempo.