Contrato de confidencialidad

Un contrato de confidencialidad es un documento hecho entre dos o más partes, en el cual estas se comprometen a no revelar la información que le están suministrando por causas laborales. Este tipo de documento puede ser de carácter unilateral o bilateral y deberá cumplir con algunas cláusulas.  

Todos los aspectos que debes  tener en cuenta sobre el contrato de confidencialidad  

Características de un contrato de confidencialidad   

El contrato de confidencialidad se utiliza para que las partes involucradas no revelen información confidencial a terceros. Suele emplearse cuando se están realizando proyectos nuevos o dentro de empresas que manejan datos delicados. A este tipo de documentos también se les llama acuerdos de confidencialidad o NDA, por sus siglas en inglés, que equivalen a Non Disclosure Agreement. Las partes que estén dentro del contrato deberán cumplir con diversas obligaciones, siendo la preservación de la información la más grande. 

Requisitos de un contrato de confidencialidad  

Un contrato de confidencialidad deberá contener en primer lugar la información que las partes consideran como confidencial. De igual forma, deberá colocarse por qué esta información podría dejar de tener este carácter y las circunstancias especiales en las cuales se podría decir a un tercero. También hay casos en los cuales la información podría volverse pública en determinado momento. Todas las cláusulas deberán estar claramente reseñadas, para evitar malos entendidos. 

Dentro del contrato de confidencialidad deberemos colocar el término de duración de la calidad confidencial de esta información, así como los métodos para la solución de posibles controversias. Cabe destacar que no hay requisitos especiales para poder calificar a determinada información como confidencial o no y solamente los involucrados en el contrato podrán establecer la naturaleza de la misma. 

También existen casos en los cuales una información solamente es considerada confidencial cuando se divulga en un período estimado de tiempo. Esto habrá que colocarlo de forma específica, así como los medios a través de los cuales no se puede divulgar (por escrito, de forma oral, telefónica, a través de un correo electrónico, etc)

En el contrato de confidencialidad deberá indicarse qué efecto tiene el hecho de divulgar una información de este tipo o cuáles serían las consecuencias. Por lo general, se establece que la parte afectada deberá recibir una indemnización. Cabe destacar que, si se trata de una relación entre empleado y empresa, una de las causas para hacer un despido procedente es que el empleado haya revelado secretos técnicos o comerciales acerca de la compañía. 

Contrato de confidencialidad y cláusula de confidencialidad

Algunas personas suelen confundirse entre lo que es un contrato de confidencialidad y una cláusula de confidencialidad. Sin embargo, es muy fácil saber en qué se diferencian. El primero es un contrato de carácter autónomo, mientras que la cláusula estará incluida dentro de otro tipo de contrato. Otra diferencia sustancial es que el contrato de confidencialidad suele hacerse en un período de pruebas o en una etapa previa al contrato de trabajo. Por el contrario, la cláusula se incluye en el documento final para determinada contratación.

Otros elementos que se deben tener en cuenta sobre el contrato de confidencialidad

Un contrato de confidencialidad suele tener una duración determinada, que generalmente se acuerda entre las partes que participan. Sin embargo, lo más común es que dure alrededor de 2 o 4 años, incluso si se llega a terminar la relación laboral. Si se llega a violar un contrato de confidencialidad o una cláusula del mismo tipo, habrá una sanción específica. 

En caso de ser un empleado que divulga información sobre la empresa, este podrá ser despedido de forma procedente u objetiva, sin derecho a indemnización. En caso de que sean dos empresas o entes independientes, una parte deberá pagar una indemnización a la otra. Hay que destacar que dentro del contrato deberán estar reseñados detalles como por ejemplo, qué pasaría si el empleado se marchase a trabajar con la empresa de la competencia. 

No todos los empleados tienen por qué firmar un contrato de confidencialidad. Por lo general, esto se aplicará para puestos altos, que manejan datos delicados de la compañía. Si un empleado tiene un ascenso y en su puesto anterior no firmó cláusulas ni contratos de confidencialidad, entonces deberá hacerse un nuevo contrato de trabajo con un anexo que tendrá esta información.

Sin embargo, todos los empleados de una compañía suelen tener el llamado secreto de la información. En este aspecto, deberán mantener una conducta ética acerca de los procedimientos que lleven a cabo o que vean dentro de la empresa. Algunos empleadores prefieren colocar este secreto por escrito en todo tipo de contratos.  

Qué deberá contener el documento del contrato de confidencialidad 

En primer lugar, dentro del contrato de confidencialidad deberán estar los nombres de los involucrados, con sus datos y documentos legales. Posteriormente, deberá colocarse la información que es de carácter confidencial. Obviamente, en la mayoría de los casos esto ocuparía cientos de páginas y no es necesario detallarla, sino decir exactamente qué es. Por ejemplo: datos sobre clientes, programas informáticos que se están utilizando, lenguajes de programación, procedimientos internos de la empresa, recetas de cocina, sistemas de organización, etc.

Es necesario indicar que la empresa hace responsable a su empleado de custodiar y no divulgar la información a través de ningún medio. En esta cláusula también se debe colocar que el empleado no puede guardar la información en determinados lugares web como Google Drive o Dropbox, puesto que resulta arriesgado y pueden prestarse a robos o hackers. 

Dentro del contrato de confidencialidad también se deberá poner que el empleado no debe realizar comentarios en las redes sociales sobre estos datos. A esto también se le puede agregar el hecho de que no debe difamar a la empresa ni a trabajadores por estos medios. Se deberá colocar la duración del contrato y también las sanciones que el empleado tendrá por incumplimiento.

Incurrir en faltas de un contrato de confidencialidad puede derivar en sanciones graves y por ende, en despidos disciplinarios. En la mayoría de los casos, el trabajador deberá irse sin indemnización. Si el trabajador ya no estaba en la empresa para el momento en el cual reveló la información, se podrá iniciar una acción legal en su contra, solicitando una indemnización por daños y perjuicios.