Contrato de Trabajo Eventual

Un contrato de trabajo eventual es aquel que se celebra entre empleador y empleado por un tiempo determinado, pero no específico. Es decir, la extinción del contrato dependerá de una circunstancia establecida con anterioridad.

Todos los aspectos que debes tener en cuenta sobre el contrato de trabajo eventual 

Características de un contrato de trabajo eventual 

El contrato de trabajo eventual se encuentra dentro de los tipos de contratos laborales y se caracteriza por estar celebrado durante un tiempo determinado, sin una fecha específica de finalización. De hecho, la extinción de la relación laboral dependerá de una circunstancia reseñada dentro del contrato. Por ejemplo, la finalización de la licencia de un tercero o cuando se agota la producción de un producto debido a un hecho de causa mayor. 

Requisitos del contrato de trabajo eventual  

Un contrato de trabajo eventual se utiliza para cubrir puestos de trabajo en circunstancias poco comunes y de carácter transitorio. Se puede realizar mientras se está construyendo una obra determinada, para un pico de trabajo en una época específica del año o para cubrir una ausencia temporal del personal debido a enfermedad o vacaciones. 

Para ofrecer un contrato de trabajo eventual la empresa deberá tener necesidad de servicios fuera de lo ordinario y de carácter temporal, atinentes a ella. Estos no pueden tener un plazo específico de finalización, sino que todo dependerá de la concreción de la obra o del servicio.

No se podrá ofrecer este tipo de contrato para reemplazar a trabajadores permanentes mientras estos se encuentran en huelga. Tampoco se debe usar un contrato de trabajo eventual para reemplazar a trabajadores suspendidos por reglas de disminución laboral del momento. Este tipo de acuerdo responde primordialmente a exigencias extraordinarias del mercado. 

De igual forma, la duración del contrato de trabajo eventual no deberá ser mayor a seis meses por año, ni a doce meses por tres años. Cabe destacar que este tipo de contrato termina con la culminación de la obra o la prestación del servicio reseñado. 

Otras características a tener en cuenta 

El contrato de trabajo eventual se puede emplear si la compañía se encuentra en una situación de acumulación de tareas o circunstancias especiales que incrementen la actividad de la empresa. Si la productividad de la compañía exige que la plantilla de empleados se incremente por un tiempo determinado, se puede ofrecer este tipo de documento. Si hay un exceso de pedidos o una acumulación de tareas, es el momento ideal para un contrato de este tipo. 

Este aumento de pedidos debe tener carácter temporal y el trabajador deberá encargarse de tareas específicas, asignadas por escrito. No se permitirá crear un contrato de trabajo eventual si hay un aumento de tareas permanente a causa del crecimiento de la empresa. Se podrá celebrar tanto a tiempo parcial como completo y, si dura menos de cuatro semanas, no es necesaria la forma escrita, aunque es recomendable hacerlo bajo cualquier circunstancia. 

Si no existe una forma escrita en un contrato de trabajo eventual mayor a cuatro semanas, entonces se considerará que este se ha celebrado como un contrato indefinido de jornada completa. Esto puede acarrear consecuencias legales para la empresa. 

Qué debe contener el documento del contrato de trabajo eventual 

El contrato de trabajo eventual deberá hacerse por escrito, incluso si dura menos de cuatro semanas, para evitar malos entendidos. Hay una serie de cláusulas que deberán colocarse:

  • El nombre del empleado y el empleador, sus datos legales y su identificación como la parte del contrato que representan. 
  • Señalar que es un contrato de trabajo eventual. Refiriéndose a las circunstancias específicas de la empresa, la acumulación de tareas o de pedidos y el tiempo aproximado que esto tendrá. 
  • Colocar el trabajo exacto que el empleado hará. Establecer con claridad las tareas que el empleado realizará y el tipo de jornada de trabajo (parcial o completa). 
  • El importe que se recibirá. El salario específico que recibirá el empleado a cambio de sus servicios, así como sus derechos laborales. De igual forma, el derecho a indemnización, una vez que el contrato esté terminado. 
  • La firma de las partes. Una vez que las partes hayan leído detenidamente las cláusulas del contrato, deberán firmar y tener una copia. 

El contrato de trabajo eventual y sus prórrogas  

Dentro de un contrato de trabajo eventual pueden darse distintas situaciones de prórroga. Por lo general, son tres casos diferentes:

  • La prórroga tácita: en este caso se extenderá el contrato de trabajo eventual hasta la duración máxima establecida por la ley. Sin embargo, debe existir un motivo. Los más comunes son la concertación del contrato por un tiempo mínimo al máximo que da la ley o que el trabajador aún siga prestando sus servicios después del vencimiento del contrato. 
  • La prórroga voluntaria: en este caso, si el contrato se pautó con una duración menor a la máxima establecida, sólo se podrá prorrogar una sola vez, tras mutuo acuerdo de las partes. 
  • Prórroga automática: si el trabajador continúa realizando sus labores tras el vencimiento del contrato o si lleva a su duración máxima, el contrato de trabajo eventual se transformará en indefinido. 

Derechos y deberes de los trabajadores dentro de un contrato de trabajo eventual 

Los trabajadores dentro de un contrato de trabajo eventual tienen derecho a saber acerca de puestos de trabajos vacantes e indefinidos dentro de la empresa. El empleador deberá informar periódicamente y a través de anuncios públicos estas novedades. De igual forma, los trabajadores también tienen derecho a continuar con su formación profesional a través de actividades patrocinadas por la empresa. 

Cuando se finaliza el contrato de trabajo eventual, el empleado tiene derecho a una indemnización que equivale a 12 días de salario por año de servicio. Dentro del contrato podrá haber un límite de prueba, si así se desea. El acuerdo podrá durar como máximo seis meses en un período de doce meses y posteriormente se podría apelar a alguna prórroga, dependiendo de las circunstancias.