Contrato Empleada de Hogar

El contrato de trabajo para empleada del hogar es el documento que se realiza para establecer los derechos y deberes que las trabajadoras domésticas tienen al ejercer su oficio. El titular del hogar en donde la empleada vaya a trabajar deberá hacer un contrato de carácter temporal o indefinido, de acuerdo a las circunstancias. 

Todos los aspectos que debes  tener en cuenta sobre un contrato de empleada del hogar 

Características del contrato de empleada del hogar 

Los contratos para las empleadas del hogar son documentos que no resultan obligatorios, pero sí convenientes para evitar malos entendidos en la relación entre la trabajadora doméstica y  el dueño de hogar. Por ello, la cabeza de familia deberá redactar un documento en donde se establezcan con detalle los derechos y deberes de ambas partes, así como el carácter temporal o indefinido del acuerdo. En algunos países hay decretos reguladores exclusivos para esta relación. 

Requisitos del contrato para empleada del hogar 

Dentro de un contrato de empleada del hogar se pueden redactar tres tipos de documentos. El primero sería un acuerdo de tipo indefinido, en donde no se establece una fecha final para la prestación de servicios. Si se requiere de una empleada del hogar para muchos años y es una persona a la cual le tenemos confianza o ha sido recomendada por terceros, podemos apelar a este contrato.

En segundo lugar, podemos hacer un contrato de empleada del hogar del tipo obras y servicios. En este caso, se contratará a la trabajadora por un tiempo determinado para realizar las tareas del hogar. Funciona a la perfección si, por ejemplo, tenemos un período de tiempo en el cual deseamos mantener la casa o si estamos alquilando una casa de verano y requerimos que la empleada vaya semanalmente a dar mantenimiento. 

La tercera modalidad del contrato de empleada del hogar es como interina. En este caso se podrá realizar para reemplazar a otro trabajador de la limpieza que haya tenido que ausentarse por maternidad o incapacidad. En los tres tipos de contrato se deberán especificar las siguientes cláusulas: 

  • Los nombres de ambas partes y lo que representan en el contrato (empleador y empleada). Documentos legales nacionales, domicilio, estado civil y edad. 
  • La fecha, el día y el lugar en donde se está celebrando el contrato. 
  • La duración del contrato empleada de hogar. Y en cuál de las modalidades está enmarcado (indefinido, interino, temporal…
  • Los derechos a los cuales puede acceder la trabajadora, como vacaciones, indemnización en caso de despido, seguro social, etc. Esto es muy importante, sobre todo si se hace entre una empresa  y la trabajadora. 
  • Circunstancias que avalan la excedencia o ausencia temporal del trabajo. 
  • Horario de trabajo, tipo de jornada (parcial, por horas, completa…) 
  • Importe a pagar, forma de recibirlo, cada cuánto recibirá el sueldo. 

Otras cláusulas a tomar en cuenta en un contrato para la empleada del hogar 

Una vez que se hayan colocado las características principales en el contrato de la empleada del hogar, se deberán añadir las siguientes cláusulas:

1.- La trabajadora está prestando servicios como empleada del hogar en el domicilio (colocar la dirección exacta del mismo). Confirmar que este es el lugar en donde se prestarán los servicios. Si es en una empresa y hay varios empleados de limpieza, colocar qué parte de la edificación corresponde a cada uno. 

2.- Se le asigna una jornada laboral parcial o completa, siendo esta última no mayor a 40 horas semanales. Podrá estar durante un período de prueba, pero este no podrá excederse de los dos meses. En caso de no querer continuar más allá del período de prueba, la empleada deberá hacer un preaviso con un mínimo de siete días. 

3.- El salario no debe ser menos del mínimo interprofesional de acuerdo a las leyes del país en donde se esté realizando el contrato de empleada de hogar, incluso si es un contrato parcial. 

4.- La empleada tiene derecho a vacaciones, que pueden ser 30 días al año. Estas deberán ser remuneradas. 

5.- En caso de que el contrato para la empleada del hogar se esté realizando entre una casa y la empleada, se deberá especificar si esta tiene derecho a comidas o a pernoctar en el lugar. También se debe indicar el abono de prestaciones salariales y otros beneficios.

Otros elementos acerca del contrato de empleada del hogar a tener en cuenta 

Es conveniente que, a pesar de que quieras que una empleada del hogar vaya a tu casa durante unas pocas horas a la semana, hagas un contrato por escrito. Esto evitará problemas relacionados a posibles demandas o inconvenientes por informalidad. De hecho, en algunos países se han habilitado leyes obligatorias al respecto. La única forma de no legalizar por escrito es cuando los servicios de la empleada duren menos de cuatro semanas consecutivas. 

Una vez que hayas redactado el contrato para la empleada de tu hogar deberás ir a la oficina de Seguridad Social de tu país para validar el contrato. Recuerda colocar en el mismo la información relacionada a las horas de trabajo, el salario que se pagará y la cuenta bancaria en donde se abonará. 

Otro de los derechos que tienen las empleadas del hogar y que debe tenerse en cuenta es el de la baja por incapacidad. Si un trabajador se enferma o tiene una baja médica, podrá cobrar las prestaciones por incapacidad temporal. Sin embargo, uno de los elementos que no se ha podido formalizar es el de la prestación por desempleo. 

Cabe destacar que el período de prueba dentro del contrato empleada de hogar es de dos meses como máximo. En este lapso de tiempo, ambos están obligados a cumplir con sus obligaciones y en caso de que alguno quiera cortar la relación laboral, deberá poner un preaviso de mínimo siete días. 

Causas de despido en el contrato de empleada del hogar 

Dentro del contrato para las empleadas del hogar el empleador podrá prescindir de los servicios por causas disciplinarias. También puede haber un mutuo acuerdo para desistir del contrato. En caso de ser el empleador el que quiera cortar la relación laboral, deberá avisarle al trabajador con 20 días de antelación como mínimo e indemnizar con 12 días de salario por año trabajado