Período de Prueba Contrato

El período de prueba es aquella parte del contrato de trabajo que tiene como objetivo conocer las cualidades y el desempeño real del empleado. De esta manera, la empresa podrá determinar si les conviene continuar con el contrato durante mayor cantidad de tiempo.  

Todos los aspectos que debes tener en cuenta sobre el período de prueba 

Características del período de prueba en un contrato

El período de prueba es la etapa inicial de un contrato de trabajo y servirá para que, tanto el empleado como la empresa puedan definir si cumplen con los requisitos esperados. La empresa podrá saber si el empleado está cumpliendo con los requisitos y se desempeña con eficacia. Por su parte, el empleado probará si el entorno laboral es el indicado para su desarrollo y si la empresa cumple con sus expectativas laborales. 

El período de prueba debe reflejarse por escrito en el contrato, puesto que de no estar en el contrato, se tomará como no existente. La única forma en la cual un período de prueba debe dejar de hacerse por escrito es cuando está diseñado para trabajadores del servicio doméstico, puesto que se sobreentiende que los primeros 15 días del contrato son de prueba. Cabe destacar que un período de prueba no puede extenderse más de 60 días. 

Sin embargo, esto último dependerá de la duración del contrato. Si la empresa celebra un acuerdo de trabajo con un empleado, el período de prueba debe ser solamente hasta la quinta parte del período inicial del contrato. A partir del cumplimiento de estos días, la empresa podrá saber si quiere contratar al empleado por mayor cantidad de tiempo o prescindir de sus servicios. 

Otros elementos a tener en cuenta sobre el período de prueba

Si la empresa pacta un período de prueba mayor al de la quinta parte del período inicial, este no será eficaz para los intereses de la misma. Por el contrario, puede resultar algo peligroso, puesto que si la empresa decidiera prescindir de los servicios del empleado, este podría demandarlos por despido injustificado, por ejemplo. Por ello, es necesario cumplir con el período indicado y posteriormente realizar otro tipo de contrato. 

El período de prueba puede estar presente en cualquier tipo de contrato, bien sea a término fijo, indefinido, por duración de obra o labor o transitorio. En todos los casos debe estar por escrito y de forma expresa, para que tenga validez. Si este período de prueba no está reseñado y el empleador quiere despedir al trabajador, deberá hacerlo por una causa justa. 

Cabe destacar que ambas partes pueden acordar un período de prueba menor al pautado legalmente, pero nunca mayor. Solamente en los contratos de aprendizaje, el período de prueba puede llegar hasta los tres meses. Es necesario saber que los trabajadores en período de prueba gozan de todas las prestaciones, pero que este período puede darse por terminado sin previo aviso, por una de las partes, siempre y cuando haya una causa objetiva.

La causa más justa de todas para despedir a un trabajador durante su período de prueba es que no cumpla con las aptitudes para las cuales se contrató.  Es conveniente que las empresas tengan pruebas de la ineptitud del trabajador, en caso de que este los lleve a juicio a causa de “prescindir de sus servicios de forma injusta”. Por último, es necesario destacar que el trabajador tiene estos derechos durante su período de prueba:

  • Derechos plenos en la nómina, sin exclusión ni excepción.
  • Afiliación a la seguridad social
  • Prestaciones sociales 
  • Pago de prima de servicios
  • Cesantías e intereses sobre cesantías
  • Vacaciones 
  • Afiliación al sistema parafiscal